Skip to main content

      Previous Page

      Jóvenes y la edtech

      La educación media y media superior aprovechan la tecnología para  un aprendizaje mejor.

      Las generaciones de jóvenes de entre 12 y 18 años son parte de quienes hoy se conocen como nativos digitales. Desde que nacieron estuvo cerca de ellos algún tipo de dispositivo electrónico conectado a internet, y gran parte de sus actividades habituales se desarrollan alrededor de la red. Desde juegos, buscar información para tareas o ver tendencias y lo que dicen sus influencers preferidos. 

      Los últimos años esta característica generacional se convirtió en un punto de ventaja ante la pandemia que los alejó de sus espacios de aprendizaje y convivencia. Rápidamente se adaptaron a continuar clases a través de sus computadoras y dispositivos móviles. La educación online se volvió lo habitual. 

      De hecho, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), bautizó el 2020 como el “año del salto tecnológico”. En algunas industrias se habló de haber avanzado en dos años lo que se habría avanzado en una década. Aparecieron lo que se conoce como “tecnologías inmersivas” que imitan la experiencia real a través de réplicas digitales o simulados, con avatares y otro tipo de realidades virtuales.  

      El informe “Perspectivas del mercado de e-learning de Latinoamérica para 2018-2023” revela que son siete los principales países que adoptaron sistemas de aprendizaje online durante la pandemia: Brasil, México, Argentina, Perú, Bolivia, Uruguay y Colombia. Y es éste último el que tiene más ofertas de cursos online.

      Con el regreso -poco a poco- a las actividades presenciales, la vida híbrida (online y presencial) se ha adoptado como una opción más con lo mejor de cada mundo: vernos cara a cara y volver a socializar, y también optimizar nuestros tiempos para aprender o practicar alguna actividad a través de videoconferencias, webinars, etc. Hay que tener claro que la tecnología es un complemento y no un sustituto de la experiencia humana que los estudiantes valoran y necesitan en esa etapa de su vida.

      El reconocido neurocientífico Mariano Sigman, autor del libro “La vida secreta de la mente” afirma que la soledad es tóxica y la conversación funciona para mantener saludable la mente y, al mismo tiempo, entender al otro y enriquecer nuestros puntos de vista. Y si bien no sustituye un cara a cara, hay una serie de recursos visuales en los entornos tecnológicos (emojis y avatares, por ejemplo), que tratan de imitar emociones. 

      Los jóvenes los aceptan bien y esto abre espacios para el entendimiento entre compañeros de clase y profesores. El reto no está sólo en el uso y dominio de herramientas edtech, sino en hacernos sentir cercanos unos con otros. 

      OBS Business School señala en su investigación sobre “e – Learning. Nuevas tendencias en la formación online: El impacto de las tecnologías disruptivas”, que la portabilidad -que permiten los dispositivos móviles- es parte de lo que caracteriza al estudiante moderno, y esto impulsará la popularidad del aprendizaje por medios digitales.

      Algunos beneficios del aprendizaje a través de las nuevas tecnologías son: 

      • La rápida búsqueda de información en internet (pero esto debe realizarse con responsabilidad y criterio para saber identificar fuentes de información serias y así evitar las fake news) 
      • La creación de espacios colaborativos que hagan las clases más dinámicas y participativas
      • Una gran cantidad de ejemplos y ejercicios a realizar para reforzar el aprendizaje (videos, pdf's, podcast, infografías, etc.)
      • El intercambio de información más rápido y en tiempo real
      • El acceso en cualquier momento y desde cualquier lugar

      De acuerdo con un estudio realizado por Instructure, el creador del LMS Canvas, destaca que entre los factores clave para el compromiso y éxito de los estudiantes se encuentran temas socioeconómicos como: el acceso a Internet, los dispositivos tecnológicos y los recursos de aprendizaje. 

      Si bien el internet es una herramienta básica para el aprendizaje en los tiempos actuales, y que tiene muy buena recepción entre los estudiantes; es un hecho que requiere de reglas y orientación que hagan mucho más productivo su aprovechamiento. 

      Los nativos digitales asumen con naturalidad el uso de la tecnología para su vida y su preparación profesional. Toca a instituciones educativas, profesores y padres de familia y gobiernos, invertir en capacitación y creación de planes y programas educativos que se adapten a las necesidades del estudiante moderno