Skip to main content

Centro de Recursos

Adaptándote a la educación en línea bajo presión - Parte 1

Siempre que se presenta una situación que obliga a los estudiantes a salir de las aulas de clase físicas, el aprendizaje en línea obtiene más atención. En este caso, la emergencia es el COVID-19, que está motivando a algunas instituciones educativas a examinar su estrategia de aprendizaje en línea, sin embargo, puede ser algo más, como un desastre natural u otra eventualidad. Y aunque más estudiantes universitarios se están matriculando en cursos en línea, las ofertas en esta modalidad todavía son mínimas en gran parte de las instituciones, y la mayoría de los profesores aún no están preparados para enseñar a distancia. Esto deja una gran cantidad de estudiantes vulnerables en una emergencia.

Cada institución educativa debería tener una estrategia para las emergencias académicas que se compartan ampliamente con el equipo de profesores, el personal y los estudiantes. Esta estrategia debería incluir un plan de continuidad de enseñanza con el objetivo de ayudar a todos a que se adapten a la educación a distancia o en línea si la escuela permanece en sesión, o el campus cierra.

Ahora, yo estoy acostumbrado a la educación en línea y creo fuertemente que el gran aprendizaje en línea requiere un diseño reiterado y con un propósito claro,  acoplado con entrenamiento y práctica. Por lo tanto, ¿podemos esperar que los profesores se adapten y faciliten el aprendizaje efectivo bajo presión? Después de leer docenas de planes de continuidad de la enseñanza de la comunidad de Canvas LMS, he sintetizado las recomendaciones clave que tu institución puede implementar para dar apoyo a la continuidad de la enseñanza. En esta serie, compartiré ideas que tu institución pueda adoptar antes, durante y después de una emergencia.


Continuidad de la Enseñanza: Antes
"Cuando llegue el peligro no habrá tiempo para un trabajo como éste ... – Aesop, El Jabalí Salvaje y El Zorro


 

Lo ideal sería que cada institución estuviera preparada para la continuidad de la enseñanza antes que ocurriese un incidente. Tu plan se compartiría ampliamente y los equipos estarían listos para ejecutar. Pero las siguientes recomendaciones pueden ser útiles aunque tu institución ya esté en medio de un cambio a la enseñanza remota:



Crea un Entorno En Línea para Cada Profesor, Cada Curso
Al tener a los profesores usando de manera consistente Canvas o cualquier otro LMS como el núcleo de la enseñanza a distancia, no sólo es posible proporcionarles las herramientas que necesitan para seguir enseñando, sino también podrán simplificar la experiencia del estudiante y optimizar el apoyo.

La mayoría de las instituciones educativas que usan Canvas LMS lo han integrado con su sistema de información del estudiante (SIS) y su sistema de autenticación. Esto puede asegurar de que cada profesor tenga un entorno de curso en línea en Canvas y que cada estudiante pueda acceder a Canvas usando su identificación del usuario y contraseña.

Lamentablemente, algunas instituciones no automatizan la creación de cursos en un LMS, requiriendo que la facultad "solicite un curso tipo guión" Esto crea más trabajo a los docentes en una emergencia, y cargas adicionales del soporte técnico para la institución. El mejor camino es automatizar la creación de los entornos para los cursos en línea cada semestre, aunque algunos profesores no estén listos para usarlos.

En una crisis, las instituciones necesitan considerar la creación de entornos de curso de autopublicación para que los estudiantes puedan sacar provecho de Canvas, para compartir archivos, formar grupos, o foros de discusión, aunque el profesor no esté listo para unirse.

Ayuda a que los Proveedores de Servicio Anticipen Tus Necesidades
Canvas LMS es nativo en la nube, diseñado y probado para desempeñarse en escala masiva. Ningún sistema es perfecto, pero la confiabilidad de Canvas proporciona tranquilidad a los administradores institucionales, profesorado y alumnos, especialmente durante el pico del uso.

Uno de los factores que permiten la escalabilidad de Canvas es la capacidad del sistema de predecir la carga en el futuro basada en el historial de uso. Una crisis como la del Covid-19 es, por definición, imprevisible.  Los educadores de hoy confían en múltiples sistemas de diferentes proveedores de tecnologías de la educación con diferentes capacidades para apoyar la enseñanza y el aprendizaje, desde la comunicación por videoconferencia  a supervisión en línea. Muchos de estos sistemas tendrán dificultades con un aumento masivo en la carga o picos de uso inesperados. Algunos de ellos incluso se caerán. Pero la mayoría de ellos pueden prepararse con antelación si saben que el tráfico está llegando.

Su equipo de TI puede ayudar a aquellos proveedores de servicios informándoles lo antes posible cuando la institución decida cambiar a la enseñanza remota y cuántos usuarios activos espera. Se debe pedir a cada proveedor de servicios que evalúe la capacidad y el aumento e incluso el exceso de aprovisionamiento según sea necesario. Aprende cómo pueden monitorear de forma proactiva cada servicio e informar sobre degradaciones o incidentes. Asegúrate de comprender cómo el proveedor de servicios te informará si algo sale mal y alístate para saber qué esperar si es necesaria la recuperación ante desastres.

Finalmente, haz que TI evalúe posibles puntos de falla en tu propio ecosistema de enseñanza y aprendizaje. Por ejemplo, si los usuarios suelen acceder al sistema de gestión de aprendizaje a través de un portal del campus virtual, determina si hay un Plan B o entradas alternativas para los estudiantes si falla un servicio.

Prepárate para Ampliar e Implementar Personal de Apoyo al Cuerpo Docente

Cuando cambies al modelo de enseñanza a distancia, el aumento en el uso de la tecnología probablemente se reflejará en un aumento en la capacitación del profesorado y las necesidades de soporte.

Entonces, ¿cómo te preparas para esto? Probablemente con el personal de apoyo al cuerpo docente que ya tienes: entrenadores, diseñadores de instrucción y tecnólogos. Estas funciones tienden a tener cierta superposición en las habilidades y destrezas, por lo tanto, reúnelos en una emergencia. Saber quiénes son estos miembros expertos del personal es el primer paso para obtener su ayuda. Pueden ser capaces de suspender los proyectos en la actualidad, entrenar o apoyar al cuerpo docente. También pueden encontrar o crear recursos útiles como ayudas de trabajo y listas de verificación.

Si esperas que la demanda del profesorado supere la capacidad de tu personal, considera la contratación de estudiantes en la calidad de empleados temporales a través de presupuestos únicos, estudio de trabajo o trabajos en práctica. Tu personal de apoyo existente será fundamental para la incorporación y entrenamiento de nuevos estudiantes empleados, así que infórmales que esto es un paso atrás para dar dos pasos adelante.

Finalmente, es probable que cada departamento tenga algún docente que sea un profesor en línea experimentado y que incluso tenga versiones en línea de cursos presenciales. Es posible que estos profesores estén dispuestos y puedan ayudar a sus colegas, pero debemos respetar el hecho de que, por bien preparados que estén, también están bajo presión adicional para adaptar sus propios cursos.  

Al igual que en la fábula de Aesop, donde el jabalí afila sus colmillos contra el árbol antes, a pesar de no estar en peligro, las instituciones educativas deberían prepararse idealmente para enseñar en momentos de calamidad antes de que ocurra una crisis, pero esto no siempre es posible. En la próxima publicación, veremos qué puedes hacer para apoyar al cuerpo docente y los estudiantes durante este tipo de situaciones.

Sigue aprendiendo,

Jared

Lee la parte 2 y parte 3 de esta serie