Skip to main content

      Previous Page

      El viaje de la Educación 1.0 a la Educación 3.0

      Mientras el mundo habla ya de la Educación 4.0, es importante entender de dónde viene la educación, dónde está y hacia dónde va. Los conceptos de la Educación 4.0 sitúa a la tecnología (inteligencia artificial y machine learning) como centro de una educación en la que se aprende haciendo. La educación 4.0 no es una utopía, pero antes de llegar a ella las instituciones deben adoptar y dominar la educación 3.0, para tener la base tecnológica necesaria para esta evolución, o como muchos dicen, para esta revolución.

      La educación 3.0 no es solo un concepto. Es el futuro real al que nos acercamos cada vez más rápido. Estamos en una época en la que el aprendizaje se produce a partir de las elecciones de los alumnos, convirtiéndose prácticamente en la norma. Donde los estudiantes se gradúan no solo con calificaciones, sino también con la confianza para emprender una carrera laboral.

      Pero ¿cómo llegamos allí?

      Educación 1.0

      El sistema de educación estructurada es algo que se desarrolló orgánicamente a partir de la necesidad de asegurar la continuidad del conocimiento. Históricamente, aprender a leer y escribir no era un derecho humano básico, sino un privilegio. Y era un privilegio otorgado solo a los pocos elegidos que podían pagar.

      La educación 1.0 a menudo se denomina ‘educación esencialista’, donde un pequeño número de estudiantes aprende habilidades específicas a través de métodos específicos. Tiene sus raíces en las 3 R: recibir, responder y regurgitar. Esencialmente, un alumno recibe conocimiento, responde a los métodos de aprendizaje y, en última instancia, regurgita lo que sabe.

      Hasta finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, un maestro en un salón de clases era realmente la principal fuente de conocimiento para los estudiantes. Las bibliotecas existían, por supuesto. Así como soluciones tecnológicas limitadas como enciclopedias en CD. Pero los estudiantes dependían en gran medida de los maestros para aprender, con pocas otras opciones disponibles para ellos.

      Este modelo educativo es en gran parte un sistema unidireccional, donde el conocimiento se transfiere linealmente de profesor a alumno. Y los beneficios de este enfoque son evidentes. Es un método que en última instancia está diseñado para proporcionar un resultado predecible, que es lo que quieren las instituciones. Quieren ver a sus estudiantes completar sus cursos.

      Pero comenzamos a preguntar: ‘¿Podríamos estar haciendo más para que el viaje educativo sea aún mejor?’ ‘¿Podríamos estar haciendo más para no solo centrarnos en la enseñanza, sino también en asegurarnos de que los estudiantes aprendan?’ Fue entonces cuando se introdujeron cursos en línea más accesibles.

      Educación 2.0

      A medida que más hogares se conectaban a Internet, de repente surgió una nueva oportunidad para brindar conocimiento de una nueva manera a más personas. Y a principios de la década de 2000, vimos el lanzamiento de Cursos en Línea Masivos y Abiertos o MOOCs, por sus siglas en inglés, que rompieron barreras y permitieron a los estudiantes aprender nuevas habilidades desde prácticamente cualquier lugar conectado.

      Así nació la Educación 2.0, más conocida como una “educación humanista” debido a la gran cantidad de aprendices. Ahora bien, la educación no era sólo para la élite o los privilegiados. Era para todos. Y el enfoque se basó en las 3 C: comunicarse, contribuir y colaborar, con todos trabajando juntos.

      El maestro ya no era la única fuente de información. Si bien los maestros aún desempeñaban un papel importante en el intercambio de conocimientos, ahora teníamos muchos más recursos en línea para apoyar el aprendizaje y otros estudiantes para apoyarse mutuamente y aprender juntos.

      La educación transformó el paisaje de una línea recta y unidireccional entre el maestro y el estudiante a un círculo que conecta a cada estudiante y cada recurso. Sin embargo, también vino con un problema. La educación 2.0 nació de los grandes avances tecnológicos. E, irónicamente, son los continuos avances tecnológicos los que desencadenaron su fin.

      El escenario tecnológico está avanzando a un ritmo acelerado. Tanto es así que están surgiendo rápidamente nuevas vías y oportunidades en la educación, y eso se debe a que la tecnología fomenta la diversidad en los enfoques de enseñanza.

      La forma de aprender ha cambiado. Pero lo que aprendimos no ha cambiado. El resultado es más o menos el mismo: una persona con los mismos conocimientos que los demás, aunque hayan adquirido esos conocimientos de una forma muy diferente.

      Con la tecnología evolucionando tan rápido y las necesidades comerciales cambiando tan rápido, no solo necesitamos tener diferentes formas de aprendizaje, necesitamos obtener resultados diferentes. Necesitamos un grupo de talentos lleno de diversos conjuntos de habilidades, diversos talentos y amplias bases de conocimiento.

      Y esto es resultado de una mayor flexibilidad en la educación.

      Educación 3.0

      La Educación 2.0 se diseñó para resolver el problema de la dependencia excesiva de un único recurso de aprendizaje. Cambió la forma en que los estudiantes aprendían. La educación 3.0 está diseñada para resolver otro desafío. Fue diseñada para cambiar lo que los estudiantes de hoy están aprendiendo.

      La educación 3.0 es la “educación generada por el usuario”. Se construye alrededor de las necesidades individuales del estudiante. También tiene su raíz en las 3 C, pero esta vez nos referimos a conectar, crear y construir. Estamos permitiendo a los estudiantes la libertad y la flexibilidad para construir su propio viaje de aprendizaje para alinearse mejor con sus propios objetivos.

      En el mundo de la Educación 3.0, cada estudiante tiene una historia diferente y una experiencia de aprendizaje diferente. No absorben todos los conocimientos de la misma manera, no todos están aprendiendo las mismas cosas. Están aprendiendo las habilidades que son más relevantes para sus objetivos y sus propios intereses y pasiones, de la manera que más les convenga.

      Por lo tanto, el papel del maestro ha cambiado. Una vez visto como la principal fuente de conocimiento, hoy los maestros son guías. Son impulsores de la experiencia de aprendizaje. Son de apoyo, ayudando a los estudiantes a obtener el máximo valor de su tiempo en la educación. Y son fundamentales en el desarrollo de una nueva generación de trabajadores que tienen lo necesario para hacer un cambio real y crear un futuro más brillante y fuerte.

      ¿El final del viaje?

      ¿Es esta la forma final de esta educación? De ninguna manera. Como hemos visto, la tecnología está continuamente creando nuevas posibilidades y abriendo puertas a nuevos enfoques, nuevas formas de pensar y nuevas metodologías. Impulsada por la tecnología, podemos esperar que la educación continúe evolucionando para satisfacer las necesidades cambiantes de las generaciones futuras.

      Los entornos inteligentes que responden a las necesidades de los estudiantes ya son una realidad, pero es probable que los avances del mañana, impulsados ​​por las necesidades cambiantes de los estudiantes y las barreras de lo posible, sean igual de transformadores, si no más. Estamos orgullosos de estar a la vanguardia de este emocionante cambio.

      ¿Quieres saber más sobre la Educación 3.0? ¡Consulta nuestro e-book que aborda el tema con más detalle!