Skip to main content

      Previous Page

      El futuro de la educación superior después de COVID

      El aprendizaje combinado jugará un papel clave a medida que la educación superior supere la pandemia y trace un nuevo camino para el futuro.

      El último año de convivencia con la pandemia aceleró muchas tendencias educativas que ya venían tomando fuerza. Una de las tendencias más importantes para el futuro es el aprendizaje combinado.
      El aprendizaje combinado mezcla la enseñanza presencial con las clases en línea. Está respaldado por una estructura tecnológica que ayuda a los profesores a organizar el contenido del curso, la comunicación y los flujos de trabajo comunes. Quizás lo más importante es que se basa en las fortalezas de ambos enfoques (educación presencial y en línea), ofreciendo idealmente la flexibilidad del aprendizaje remoto con interacciones cara a cara atractivas.

      La pandemia de COVID-19 fue el catalizador que impulsó la transición de muchos tipos de actividades cotidianas a un entorno excepcionalmente remoto. Ahora, a medida que creamos un modelo para la “nueva normalidad” de muchas actividades esenciales, como ir al colegio o la universidad, adoptar un enfoque coherente para el aprendizaje asistido por la tecnología en todo el mundo académico, ya sea en la facultad o la universidad, es fundamental para abordar la próxima ola de desafíos educativos.

      El surgimiento del estudiante continuo

      Durante la última década, la educación superior en general se ha enfrentado a una preocupante tendencia a la baja en el número de matrículas. Como resultado, hemos visto cierres de escuelas, reducción de presupuestos y un discurso cada vez mayor sobre qué pasos debe tomar la educación superior para cambiar el rumbo.

      Aquí es donde, en medio de todo el estrés e incertidumbre, la pandemia ha creado algunos aspectos positivos: ha creado oportunidades para que podamos apoyar a los estudiantes de nuevas formas que siguen evolucionando. Por ejemplo, actualmente hay un aumento en la demanda para actualizar y volver a capacitar a los estudiantes adultos. Muchas personas han decidido o se han visto obligadas a cambiar de carrera, lo que generalmente no requiere obtener un título tradicional de dos o cuatro años. Para muchas personas, estos programas son simplemente demasiado intensivos en recursos o tiempo.

      Esto significa que debemos construir nuevas vías para que los estudiantes adultos cultiven las habilidades para la vida y el trabajo necesarias para cambiar de profesión, y este trabajo se está realizando ahora en empresas e instituciones educativas de todo el mundo. Hay muchas posturas sobre cómo se utilizarán exactamente estos nuevos enfoques híbridos para apoyar al nuevo “estudiante continuo”. Lo que es evidente es que el aprendizaje combinado será un componente clave. Esto se debe a que la tecnología equipa a los docentes con las herramientas y el apoyo que necesitan para soportar un panorama en constante cambio. La entrega del contenido del curso es un ejemplo perfecto, ya que un curso híbrido se puede adaptar más fácilmente a nuevas modalidades para atender a diferentes tipos de estudiantes. 

      Ofreciendo a los estudiantes una experiencia de usuario más consistente

      Uno de los comentarios más comunes que reciben los desarrolladores de edtech (tecnología educativa) incluye un tema sobre el cual tenemos poco control: “Hacer que mis maestros usen más la tecnología... hacer que la usen mejor”. En pocas palabras, los estudiantes quieren una experiencia de usuario más consistente que abarque la forma en que sus maestros usan la tecnología. A esto lo llamamos UX en el mundo del software. Tener una buena UX brinda una serie de resultados positivos, como que los estudiantes usen canales de retroalimentación con más frecuencia, flujos de trabajo de ejercicios más consistentes y aprovechen características como listas de tareas pendientes con más frecuencia y eficacia.

      De hecho, hay algunas figuras respetadas en la industria de la educación, como John Spencer, que realmente han analizado cómo los educadores pueden usar el enfoque de diseño de UX para crear cursos más atractivos e impactantes. Los conceptos básicos del diseño de UX no son tan complejos e involucran principios como: diseñar para sus usuarios (no para usted), proporcionar flujos de trabajo claros, recolectar comentarios y usar datos. Aunque parecen enfoques de sentido común, cuando se aplican pueden afectar significativamente los resultados de los estudiantes.

      Ya sea que estén tomando Álgebra 1 o Cálculo Multivariable Avanzado, es razonable esperar que los estudiantes tengan una experiencia similar al navegar por sus clases en línea, independientemente de si se trata de educación general, un título universitario, una especialización o incluso un curso completamente remoto que están haciendo como parte de un programa de certificación en la misma institución. La clave aquí es que las instituciones deben aplicar esta mentalidad de diseño de UX de manera colectiva, en todos los cursos, programas y departamentos. Hacer esto requiere priorizar la planificación, apoyar el diseño educativo, usar cursos planificados y ofrecer plantillas. Quizás lo más importante es que debemos priorizar la capacitación y el apoyo a los educadores menos expertos en tecnología para lograr un cambio real.

      Usando los datos para beneficio de los alumnos

      El uso de datos en la educación es un tema delicado. Primero, debemos proteger el derecho de los estudiantes a la privacidad. Al mismo tiempo, cuando se usan con conciencia y de manera adecuada, los datos pueden mejorar en gran medida la calidad de la educación que reciben los estudiantes. Lograr este equilibrio es complicado y fundamental.

      En el mundo del software, la frase "basura entra, basura sale" significa que los datos incompletos o inexactos conducen a resultados incompletos o inexactos. Sabemos por el uso más amplio de la tecnología que los puntos ciegos ocurren cuando una parte de la tecnología no se adopta de manera consistente en toda la base de usuarios. A partir de estos puntos ciegos, pueden surgir narrativas falsas, que tienen como resultado la incapacidad de una organización para identificar problemas mientras aún se pueden resolver.

      Si bien no es la razón principal para implementar el aprendizaje combinado, un beneficio adicional es que proporciona a las universidades los datos necesarios de alta calidad para ayudarlas a hacer diferenciaciones críticas para apoyar a sus poblaciones estudiantiles. Dicha toma de decisiones basada en datos será esencial para ayudar a las instituciones a enfrentar diferentes desafíos, como la disminución de la inscripción y el cambio de la dinámica estudiantil. Es precisamente en este punto donde la consistencia es importante. Si los datos de las clases, los datos más impactantes y oportunos que podemos tener sobre nuestros estudiantes, no se recopilan de manera constante, nos quedamos con una imagen lamentablemente incompleta de nuestros estudiantes. Es por eso que un enfoque consistente en toda la institución para el aprendizaje combinado garantiza que los datos precisos puedan beneficiar a los estudiantes. 

      A medida que dirigimos nuestra atención a la vida después de COVID-19 y forjamos una nueva normalidad para nuestros estudiantes, tenemos la oportunidad de definir lo que viene después. Cuando se usa de manera consciente y consistente, el aprendizaje híbrido tiene el poder de apoyar a nuestros estudiantes y garantizar que nuestras instituciones educativas puedan continuar brindando una educación de alta calidad, independientemente de lo que venga a futuro.