Skip to main content

      Previous Page

      La edtech para potenciar planes de estudio

      La transición de la tecnología como acompañante y complemento educativo

      Todo parece indicar que estamos ante el final de la pandemia de Covid-19 que transformó el mundo como lo conocíamos y nos llevó varios pasos adelante en cuanto a la digitalización de gran parte de nuestra vida diaria. Una de las actividades en las que más se notó el cambio tecnológico fue en las instituciones educativas y los propios estudiantes. 

      Un reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señala que las tecnologías digitales tuvieron un papel clave durante la pandemia, y que entre el primer y segundo trimestre de 2020 el empleo de educación a distancia creció en más de 60% en la región. 

      Gran parte de las instituciones educativas de nivel superior, adoptaron los sistemas de gestión de aprendizaje (LMS, por sus siglas en inglés) que más que una solución de momento para dar continuidad a las clases, se convirtieron en un complemento de los planes de estudio.  

      Como se ha podido ver en estos últimos años, la tecnología educativa tiene que ir acompañada de orientación y capacitación sobre su uso responsable y mejor aprovechamiento. Hoy las mejores universidades del mundo han adoptado los LMS como parte de sus herramientas administrativas y educativas. 

      Una nota de la BBC refiere reportes del estudio “Perspectivas del mercado de e-learning de Latinoamérica para 2018-2023”, donde destaca que entre los países de la región que han adoptado sistemas de aprendizaje online se encuentran: México, Brasil, Chile, Perú, Argentina, Bolivia, Uruguay y Colombia. 

      El camino por recorrer aún es grande. El estudio antes mencionado señala también la necesidad de aumentar la conectividad, infraestructura y habilidades digitales de los docentes, así como adecuar los contenidos educativos al ámbito digital. Y esta será la ruta a seguir por el ecosistema educativo latinoamericano, pues abre grandes posibilidades de estudio y capacitación en nuevos formatos que se adaptan más al estilo de vida post pandemia.

      En una encuesta realizada por la consultora Ernst & Young a través de su equipo especializado en educación EY-Parthenon Education, le preguntó a estudiantes de México, Colombia y Perú sobre las principales razones para escoger programas académicos presenciales o en línea, y destacó que: 55% pensaba que el curso presencial ofrece mayor calidad, pero que los programas remotos (online) ofrecen mayor flexibilidad de horario (36%) y que son más baratos que en un sistema tradicional (17%).

      Una de las cosas que más llama la atención y nos habla de las ventajas del e-learning es que es abierta a todo tipo de generaciones. La universidad ha dejado de ser cosa de jóvenes y se abre a todo tipo de estudiantes que, sin importar la edad o las ocupaciones pueden inscribirse en cursos cortos o estudiar una maestría o un diplomado avalados por instituciones de renombre.

      El estudio de la OBS Business School titulado “E-learning: consumo vinculado a la transformación digital personal, las nuevas tendencias, escuelas tradicionales vs. Escuelas digitales” concluye que el entorno virtual que ofrecen los LMS permiten un alto grado de interacción entre la comunidad estudiantil y permite la medición rápida de resultados y el aprendizaje personalizado, y dar una idea de hacia dónde se dirige la formación online para hacerla cada vez más eficaz.