Fundado en 2011, Canvas ha alcanzado este año el liderazgo en el sistema de gestión del aprendizaje (LMS, por sus siglas en inglés) en los Estados Unidos. La plataforma ya está presente en 1.218 establecimientos de enseñanza estadounidenses, incluyendo algunas de las universidades que forman la llamada Ivy League, grupo de las mejores instituciones de enseñanza superior de Estados Unidos.

El éxito de Canvas se debe, en gran parte, a su interfaz sencilla, fácil de usar y abierta a las innovaciones. Desarrollado por la empresa global de tecnología Instructure, Canvas ha ganado adeptos rápidamente, destronando a su principal competidora Blackboard, que dominó el segmento de LMS durante 20 años en Estados Unidos.

"Canvas fue creado para ser algo muy diferente de sus competidores. Nosotros ya nacimos nativos en nube. No fue fácil al principio, porque era una apuesta arriesgada, pero valió la pena. Hoy, no hay más miedo de tener el contenido alojado en la nube. Por el contrario: las instituciones de enseñanza buscan exactamente eso ", dijo Lars Janér, director de Canvas en América Latina.

En Chile, Canvas cerró contratos con diversas instituciones de enseñanza, como Universidad de los Andes, UDD y PUC. En otros países de América Latina, el Canvas también avanza a pasos rápidos. La plataforma ya es utilizada por PUC Minas, Ensino Einstein, Fundación Dom Cabral y el grupo FAM, de Brasil,  Aden International Business School, de Argentina, y Ipade Business School, de México.

Experiencias positivas en instituciones cercanas en Estados Unidos y Australia han influenciado la adopción de la plataforma por Universidad de Los Andes, que ha migrado a Canvas en el comienzo de 2018. La institución ha sido una de las primeras a elegir Canvas en Chile.

"Canvas está diseñada con una mentalidad pedagógica detrás, más que otras plataformas disponibles en el mercado", dijo Juan Cristóbal Nagel, Director del Centro de Innovación Docente de la universidad. "A parte de eso, vimos una gran facilidad de uso y mucha flexibilidad. Los profesores y los alumnos han tenido pocos problemas. La cantidad de soporte que requiere Canvas es baja, lo que es otra calidad de la plataforma˜. 

En Chile, la buena cobertura geográfica que tenemos de las instituciones de educación superior hace que nuestro sistema siga manteniendo un funcionamiento muy tradicional. "Estábamos un poco atrasados en los temas de la educación virtual  y no había mucho interés en esa modalidad",  explicó Hernán Silva, socio de Edutic, organización especializada en innovaciones tecnológicas para el sector de educación. 

Según datos del Servicio de Información de Educación Superior (SIES), la cantidad de matriculados en programas a distancia ha duplicado entre 2013 y 2018. Hoy son 27 universidades en el país con cursos virtuales. El perfil más común del estudiante online es de adultos jóvenes que buscan mejores oportunidades de trabajo. Para ese público, la educación virtual ofrece una opción más económica y más flexible en términos de horarios. 

"En los últimos años hemos visto un rápido desarrollo de la educación virtual en instituciones de enseñanza superior y ya contamos con instituciones que son 100% en línea. El reconocimiento de estas instituciones es reciente. Han comenzado a certificar su calidad institucional en ese tipo de modalidad a través de los organismos del estado. Por eso, no tengo dudas de que 2019 adelante será un panorama muy positivo para la educación virtual en Chile, con buenas oportunidades para empresas como Canvas", añadió Silva.